Barcelona y las próximas restricciones de tráfico

Hace tiempo que las ciudades grandes de la mayoría de los países desarrollados se han comprometido con el medio ambiente. Todos sabemos lo importante para nuestra salud que es respirar aire limpio, y por suerte, cada vez son más las alcaldías que lo tienen en cuenta y que legislan para nosotros. 

Un ejemplo es la alcaldía de Barcelona, que está empezando a aplicar restricciones de tráfico en episodios de alta contaminación para proteger la salud de los miles que viven en ella. Siendo la segunda ciudad más grande de España, muchísimos coches, motos, autobuses y camiones circulan por ella cada día, y eso repercute en la calidad del aire. La proximidad del mar disipa un poco este efecto, pero queda claro que hay momentos donde el tráfico debe ser regulado a favor del medio ambiente y de las personas. 

¿Qué coches no podrán circular por Barcelona?

Actualmente y hasta enero de 2020, en casos de episodio de polución (que son decretados por el ayuntamiento en función de los indicadores de calidad del aire) los vehículos más contaminantes no pueden circular por la ciudad. Nos referimos a aquellos que no tengan distintivo ambiental de la DGT o furgonetas anteriores a Euro 1, con excepciones para otros vehículos esenciales. Esto está vigente los días laborables entre las 7 de la mañana y las 8 de la noche. 

Sin embargo, a partir del año 2020 aumenta la concienciación con el medio ambiente y con los habitantes de la ciudad y las restricciones se hacen más estrictas. A partir de 2020 estará prohibido circular por Barcelona a todos aquellos vehículos sin el distintivo ambiental de la DGT, sin importar que haya episodio de contaminación o no. Esto estará vigente también de las 7 de la mañana a las 8 de la noche durante días laborables. Sin duda, esto supone un gran avance, ya que no es necesario esperar a que se acumule la contaminación para empezar a actuar sobre ella. Además, los vecinos de zonas con mucho tráfico, como la avenida Diagonal, lo notarán tanto en sus pulmones, como en los ruidos y malos olores que generan los vehículos más contaminantes. 

No solo eso: a partir de 2025 los vehículos sin distinción ambiental no podrán circular en ningún momento por ningún lugar del área metropolitana de Barcelona. Esto desde luego supone una medida muy positiva para la ciudad. Los vehículos sin este distintivo ambiental son los que más sustancias nocivas expulsan al aire al circular, lo que suele ir acompañado de peores olores y mucho más ruido. De esta forma, eliminando del tráfico de Barcelona a los vehículos más contaminantes, se puede hacer una ciudad más limpia.  

Todas estas medidas van a repercutir en la calidad del aire de la ciudad y así en la salud de las personas. Pero también ayudarán a crear una ciudad más habitable  para los peatones, con menos ruidos, más seguridad, más agradable de recorrer y más comprometida con el medio ambiente. No cabe duda de que el camino a seguir para hacer una ciudad más habitable es regular los transportes y actividades contaminantes, incluyendo los acuáticos, terrestres y aéreos. Queremos sentirnos en un aire limpio, que Miraestels flote sobre un agua limpia y que Barcelona siga siendo la increíble ciudad que es hoy. 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *