¿Cómo se forman los tornados?

El mar, el medio natural de nuestro Miraestels; al abrigo del Puerto de Barcelona pasa las horas plácidamente con el dulce acunar de las olas.

Pero su tranquilidad y paz a veces es violentada por fenómenos atmosféricos que no puede controlar. En ocasiones se pregunta si debería estar preocupado por la aparición fortuita de algún tornado. 

Los tornados son fenómenos naturales producidos a raíz de una fuerte tormenta que genera un embudo de viento, que por las fuertes descargas eléctricas es capaz de desplazarse y arrasar todo lo que encuentra a su paso. 

Es en concreto una masa de aire que asciende desde el suelo hasta las nubes tormentosas. Para que surjan es necesaria la humedad, por eso son más habituales en zonas costeras.

El tornado en sí se produce por cambios de velocidad y dirección en nubes con contenido eléctrico que son empujadas por fuertes vientos. Normalmente aparecen en primavera y duran apenas unos minutos.

El problema de estos fenómenos atmosféricos, y lo que más puede preocupar a nuestro Miraestels es que son, en su mayoría, bastante imprevisibles, lo que dificulta mucho la tarea de anticipación a su aparición y a grandes daños tanto humanos como materiales que pueda causar. 

No obstante, los expertos a base de muchos estudios han llegado a poder preverlos y poder anunciarlos hasta 13 minutos antes de que sucedan y así en numerosas ocasiones se han podido salvar muchísimas vidas.

Hay alguna señal que se puede apreciar antes de un tornado, como por ejemplo, ciertos cambios en el color del cielo, que se vuelve muy oscuro o con tonos verdosos y además se pueden llegar a escuchar ruidos muy fuertes. Sin duda, la capacidad de obsservación de Miraestels podrá percibir estos cambios.

Es importante diferenciar un tornado de un huracán, mucha gente los confunde y esto puede ser un problema a la hora de ponerse a salvo. Los tornados suelen durar sólo unos minutos a diferencia de los huracanes que pueden llegar a durar días. Además, estos primeros se producen en el mar, mientras que los otros nacen en el continente. 

¿Tenemos que preocuparnos en España por los tornados?

España no es un país con un riesgo alto de tornados ni propenso a las catástrofes naturales. De media en España ocurren unos 22 tornados o trombas marinas a lo largo de un año. Algunas épocas del año son más propensas a los tornados que otras, el calor de la superficie terrestre provoca inestabilidad en la corteza y facilita la formación de tormentas, por eso también es más común que se produzcan de día que de noche.

Septiembre es el mes en el que más tornados y mangas marinas se crean, coincidiendo con el mes con mayor número de descargas eléctricas. La explicación es que ambos fenómenos se generan a partir de las mismas nubes de tormenta.

La buena noticia es que los tornados que se producen en España no tienen el mismo poder destructivo que los que ocurren en otros países como en Estados Unidos.

El tornado más destructivo registrado en la historia de España fue en Cádiz en 1671 cuando una intensa tormenta llegó a la capital gaditana desde el Atlántico que destruyó numerosos barcos y provocó más de 60 fallecidos según secunda el archivo de efemérides de la AEMET. Pero, a pesar de esta catástrofe, en España no debemos de preocuparnos por los tornados, ya que solo ha habido cinco tornados verdaderamente dañinos a lo largo de la historia de nuestro país: tres de ellos en ciudades costeras de mar mediterráneo y dos en el centro de la península. 

Miraestels puede estar tranquilo. La frecuencia y tamaño de los tornados en España no debe condicionar su plácida existencia.