Cuál es la música clásica más relajante

Hoy en día la música clásica parece estar en desuso y lo cierto es que debido al aumento del estrés que sufrimos, cada vez somos más los que nos acercamos por primera vez a los grandes compositores clásicos buscando un refugio emocional. También hay otro grupo importante que redescubre a los padres de la música al comprobar que la música clásica es relajante y los beneficios que se obtienen gracias a la pureza de estas composiciones, por lo que las añaden a sus listas de reproducción como método infalible para estudiar. ¿Qué tiene la música clásica para producir esos efectos?

La música clásica y los impulsos del cerebro

Qué sentiría Miraestel si pudiera escuchar música clásica mientras se mece con las olas y contempla las estrellas. Todos tenemos nuestros trucos para relajarnos y según la neurociencia escuchar música clásica relajante es uno de los mejores.

Los últimos estudios al respecto concluyen, explicado en pocas palabras, que los impulsos de la música influyen en la parte central de nuestro cerebro, uniendo ambos hemisferios y aumentando la conexión neuronal. Por lo tanto, si lo que buscamos es bajar nuestros niveles de estrés, ansiedad e incluso presión arterial debemos elegir piezas suaves como conciertos y sonatas de viento de Beethoven, Mozart o Handel. Los conciertos de piano de Debussy o Mendelssohn son también algunos que encontramos en las listas de reproducción más escuchadas en Spotify y YouTube. 

Música clásica que potencia la concentración

Desde el punto de vista científico, hay estudios que demuestran que la mejor música clásica para estudiar y memorizar es la que activa las ondas alfa, las mismas responsables de la relajación. Podemos decir que al estar relajados nuestro cerebro libera estas ondas que ayudan a la concentración y potencian la actividad mental. Así que incluso si necesitas silencio para estudiar, prueba a escuchar algo de música clásica antes de sentarte ante los apuntes.

Contado de manera sencilla, para que las ondas alfas funcionen, es necesario equilibrar tanto nuestra parte consciente como subconsciente y lograr que nuestra mente funcione en dos niveles, de esta manera la consciente se centra en la materia y la otra en memorizar y asimilar.

En temas de concentración, Mozart es el rey de entre todos los clásicos e incluso existe un estudio sobre el tema que lleva su nombre: “Efecto Mozart”. Un estudio demostró con exámenes que los participantes mejoraban su capacidad de razonamiento tras escuchar su obra. Además del artista austriaco, los autores que más suelen preferir los estudiantes son Bach, Haydn, Vivaldi, Handel y otros más contemporáneos como David Lang. 

Si quieres probar con música clásica y ver si mejora tu concentración crea o utiliza listas de dos horas, así no tendrás interrupciones, evitarás distraerte y al terminarse indicarán que es el momento de tomarte un descanso. También escoge piezas que sean instrumentales, y puestos a elegir solo de piano o cello. Escuchar música clásica relajante puede ser una excusa perfecta no solo para mejorar nuestra capacidad mental sino también para educar el oído y disfrutar de las mejores piezas musicales de todos los tiempos.