Sabemos lo que mira, pero, ¿qué ve?

La estatua del Miraestels representa ese momento en que todos nosotros, los humanos, hemos alzado la vista a las estrellas y nos hemos dejado envolver por la sensación de pequeñez y a la vez de infinitud; de pertenencia a algo para lo que no tenemos palabras, pero que nos impulsa a buscarlas. De ahí la ciencia, que arranca de la contemplación y de la ansiedad humana por adentrarse de forma precisa en los grandes enigmas de la vida y despejar lo despejable.

Cuando recorremos la vista por un cielo estrellado sabemos ya que no vemos una imagen del presente sino una foto del pasado. La imagen de esos puntos de luz que vemos parpadear ha tardado su tiempo en llegar a nosotros desde distancias inconcebibles, pero ahora esos cuerpos celestes que emiten o reflejan luz están en otro lado de su órbita y del espacio. 

El enlace que reproducimos, de un artículo aparecido en las páginas de El País, plantea una pregunta de lo más sugerente. La autora se pregunta: ¿Eso que llamamos estrellas, ¿son propiamente estrellas? ¿No estaremos viendo galaxias? 

¿Qué piensa el Miraestels, que no les quita ojo?

Sara Cazzoli, licenciada en Astrofísicas por la Universidad de Bolonia y Doctora en la especialidad por la Universidad Autónoma de Madrid, es investigadora del Instituto de Astrofísica de Andalucía–CESIC (Departamento de Astronomía Extragaláctica).

https://elpais.com/elpais/2018/10/23/ciencia/1540289629_948444.html

El telescopio espacial Hubble tomó esta imagen de Próxima Centauri, la estrella más cercana al sistema solar. ESA/HUBBLE/NASA

2 comentarios de “Sabemos lo que mira, pero, ¿qué ve?

  1. Nuria dice:

    La vidas es compleja, vemos pasar grandes momentos pero no los apreciamos

  2. webamster dice:

    Hola Nuria, por eso es importante vivir el presente y respetar a los que nos rodean.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *